Peligros de la Semana Santa

peligro semana santa cera cirios
Casi nadie se ha percatado de lo peligrosa que es la Semana Santa en algunos aspectos. Es un detalle que pasa casi desapercibido hasta que te toca cerca. ¿Qué pasa los días después a la Semana Santa? Hay un peligro muy grande, la cera de los cirios!

 

¿No te lo crees? Durante los días de la Semana Santa en las ciudades que más se vive esta fiesta, se derraman litros y litros de cera durante las procesiones, y esta si no se recoge como toca puede sembrar el caos y provocar accidentes de tráfico. Vamos a conocer los detalles:




 

 Hay ciudades de España donde la Semana Santa no se celebra especialmente, o ciudades donde pasan varias procesiones pero sin darle mucha importancia. Por el contrario, en muchas ciudades como pueden ser Sevilla, Málaga, Córdoba, Granada, Toledo, Cáceres o Murcia hay mucha devoción por esta fiesta cristiana, y su celebración es una fecha obligada.

 

Las procesiones van marchando por las distintas calles de las ciudades, y los nazarenos van tan tranquilamente con sus cirios, hasta que se produce, la gota de cera cae al asfalto, se cuela entre el asfalto de la calle y se enfría, quedándose ahí. Esto pasa con miles y miles de gotitas, imagináos.

 

Al día siguiente el asfalto se calienta tanto que hace que las gotas de cera se derritan, pegándose en las ruedas de los coches que pasan, y provocando que se enfríe de nuevo y se quede en las ruedas, ruedas que tarde o temprano, derraparán.
Hay que quedarse con la idea de que la cera de los cirios en la Semana Santa es puro aceite, puro hielo en el asfalto, puede llegar a provocar accidentes de tráfico por muy inocente que parezca.
Si tienes que pegar un frenazo en seco y da la casualidad que coges un tomo de cera en el asfalto, tu coche se deslizará y hará que derrape con lo que esto conlleva.

 

¿Cómo saber si tengo cera en las ruedas de mi coche?

Lo normal es que no llegues a derrapar, pero se producirá un ruido muy fuerte y desagradable cada vez que giras tus ruedas. Esta es la prueba inconfundible de que en las ruedas tienes cera, cera de las velas y cirios de la procesiones.

 

En muchas ciudades, el ayuntamiento pone patrullas de limpieza para evitar esta situación, y van recogiendo la cera de los asfaltos conforme finalizan las procesiones. Muchos otros no pueden, y los días posteriores a las procesiones pueden haber sustos.
Hay que tener cuidado y evitar coger el coche lo menos posible durante los días de Semana Santa. Si no tienes más alternativa, evita siempre pasar por las zonas donde se realizan las procesiones y actos de Semana Santa, y si aún así no tienes más alternativa, revisa las ruedas de tu coche una vez hayas pasado, intenta quitar la cera que se queda incrustada en el dibujo de las ruedas, de lo contrario podría darte un buen susto.
Para que os hagáis una idea, en la Semana Santa del año 2016 en la ciudad de Sevilla se retiraron 100 mil metros cuadrados de cera, cera que provenía de las velas y los cirios de las procesiones. Con toda esta cera podrías llenar hasta 14 campos de fútbol de cera!

 

Ya son varias las Universidades que están trabajando en este problema y están creando un tipo de cera que gotea menos. Entre ellas está la Facultad de Química de la Universidad Hispalense de Sevilla.

 

Feliz Post Semana Santa!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.